El Marketing de Gobierno (Parte 2)

¡Ganamos las Elecciones!…. ¿Ahora que hacemos…?

Durante cualquier campaña, paralela y necesariamente, se va gestando el futuro «Plan de Gobierno» el cual surge de la primera necesidad cambio de etapa. Si uno esta en la oposición y desea ser gobierno porque quiere cambiar lo que se está haciendo o mejorarlo, y si uno esta en el gobierno y desea continuar es para proseguir con lo que se de realiza o corregir lo que haga falta, a cualquiera de estos procesos lo podemos catalogar como cambio de etapa. Cuando el candidato decide presentarse es porque considera que su proyecto es lo mejor para su país o ciudad, o sea que existe un proyecto de gobierno o «Plan de Gobierno» que durante la campaña se traduce en promesas electorales y al cual se le adicionan nuevas iniciativas. Desde esa temprana etapa el marketing de gobierno se debe ir gestando, fundamentalmente para que todo lo que durante la gestión de gobierno se exponga tenga relación con lo que se prometió en campaña y se dé la sensación de cumplimiento para luego poder tener derecho a prometer en la próxima campaña. Tengamos presente que la oposición tiene perfectamente d anotado lo que prometimos y lo que hacemos y pocos días antes del próximo comicio se encargará de recordarlo a los electores.

El que tiene que tener en claro la importancia del marketing de gobierno es el candidato, sin ello todo lo que intentemos va a ser inútil. El éxito del marketing reside en que sabemos hacia donde vamos y qué pretendemos. Es una acción de anticipación, lo que hacemos es porque tenemos un propósito, una finalidad que se conocerá en la próxima temporada electoral y para ello allanamos el camino. Para que esto sea posible el candidato nos debe tener al tanto de sus planes desde el inicio de su candidatura, durante la campaña, durante la transición hacia el gobierno y durante su gestión en el gobierno.

Creo que lo que más beneficia al crecimiento de nuestros pueblos es la lucha democrática por el poder confrontando planes de gobiernos y gestiones de gobierno, es decir, gana el que gobierna mejor o el que presenta un mejor plan de Gobierno. Esto obliga a esforzarse por una mejor gestión gubernamental y a la oposición en presentar una mejor opción, los que ganan son los votantes quienes al conocer nuevas alternativas se vuelven más exigentes, lo que mejora el sistema.

Si unimos la obligación de dar a conocer los actos de gobierno a nuestra necesidad de continuar haciendo lo mejor por la gente y mantenernos en el gobierno, nosotros o alguien que conjugue nuestro proyecto para que nuestro pueblo progrese, nos da como resultado el marketing de gobierno.

Por lo tanto, Señor Candidato, de la misma manera que durante la campaña Ud. pide mas publicidad para dar a conocer lo que quiere hacer, ¿por qué cuando es gobierno no va a exigir mas comunicación para dar a conocer lo que hace?.

¡Nuestro candidato se convenció!

Esa frase es muy cierta, él se tiene que convencer, no lo podemos obligar porque lo que le vamos a exigir puede costarle un poco a acceder.

El gobernante y su gabinete, o asesores si es un legislador, nos deben tener al tanto de todo lo que quieren hacer para que les aconsejemos cómo ejecutarlo, mostrarlo o explicarlo mejor a la gente; quede claro que no me refiero a la política de gobierno en sí, lo que no es nuestra especialidad, sino a la política de difusión de los actos de gobierno, algo que si dominamos. No crea que es sencillo, las ansias de salir en los medios de comunicación de algunos funcionarios no contempla, en la mayoría de los casos, el echo de llamarnos aunque más no sea por teléfono.

El entusiasmo y premura del funcionario por anunciar en aburrida conferencia de prensa la construcción de un puente carretero no tiene comparación a que hagamos lo mismo pero en el lugar de la construcción, con una maqueta bien presentada y planos ilustrativos, rodeado de algunos pobladores beneficiados, los organismos civiles de la comunidad que solicitaban la obra, los trabajadores que lo van a hacer y varios medios de comunicación que se pelearan no solo por la primicia sino por la nota de color para rellenar con buenas noticias sus negativos noticieros.

Desde el inicio de la transición hacia el poder, nuestro lugar es en la mesa del gabinete del futuro gobierno. Debemos participar, con todo respeto, hasta en las decisiones de los cargos a cubrir.

Por los estudios previos en campaña sabemos la imagen de algunos políticos que podrían ser funcionarios, sabemos que pedía la gente, conocemos cuales eran sus prioridades, también aprendimos, por los resultados electorales, qué supusimos mal. Este pedido puede parecer exagerado pero debemos aceptar que funcionarios capaces pueden haber varios lo que no necesariamente se repite en cuanto a la buena imagen y esto en la función publica es importante porque sino la opinión pública restringirá su apoyo y desvirtuará todo lo bueno que se haga, lo que en definitiva afectará al gobierno.

Comparte:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

On Key

Related Posts

El Marketing de Gobierno (Parte 2)

¡Ganamos las Elecciones!…. ¿Ahora que hacemos…? Durante cualquier campaña, paralela y necesariamente, se va gestando el futuro «Plan de Gobierno» el cual surge de la

El Marketing de Gobierno (Parte 1)

El marketing de gobierno es una herramienta que, asombrosamente, aun no es aplicada por muchos políticos. Tal vez sea culpa nuestra por no defender esta

La Teoría del Rumor

El presente trabajo «Síntesis explicativa de la estructura. funcionamiento y aplicación de la teoria del rumor», en ningún momento pretende ser una visión cerrada de

Los colores

Hemos insistido que el mercadeo es comunicación. Nada es más valido que cuando hablamos de los colores, pues constituyen ellos una manera de sostener un